Testimonios de pacientes de Psicontigo

"Cuando llegas envuelta en mil pensamientos que te fatigan y consumen, Patricia va construyendo contigo sesión a sesión el camino por el que trazarás quién quieres ser, es un proceso largo en el necesitarás valentía y energía, pero ella compartirá las suyas y te hará ver de lo que eres capaz, de todo aquello que te propongas. Mil gracias."
Pati, estando contigo he cogido fuerzas.. ya lo voy viendo todo mucho más claro, y me siento fuerte y con ganas!
Mil gracias. No sabes cuánto me has ayudado y lo mucho que significa para mí!
C.I.
Casi 4 años después sigo agradeciendo tu tiempo, dedicación y tú paciencia! Nunca imaginé que me pudiera reir tanto mientras me ayudaban. Gracias por sacarme de donde estaba.
J.A
Me cuesta mucho despedirme de ti Pati. Ha sido un trabajo de mucho esfuerzo y momentos dolorosos pero ahora que estoy fenomenal veo que ha merecido la pena. Muchas gracias por tu ayuda.
Un día decidí que la situación con mi hija Daniela, de 6 años, no podía seguir así. Ya estaba sufriendo mucho y la cosa acaba vez iba a peor. Una compañera del trabajo me habló de Pati. Dudaba mucho, ya que que introducirle en una terapia a mi hija, con alguien nuevo, iba a ser algo muy aversivo para ella, porque justo ese era el problema. Aún no sé por qué, supongo que por probar y por la desesperación, me animé, sin esperar que fuera a obrarse el milagro y allí estábamos. La cosa no fue fácil, pero Pati nunca desistió y consiguió muy despacito, poco a poco con mucho tacto, ir difuminando aquella ansiedad que le producían ciertas situaciones del día a día, básicas para el resto del mundo y tan complicadas y poco cómodas para Daniela.
Pati supone para Daniela la llave de su voz y "su hada madrina", ha conseguido que broten las palabras, que esas situaciones sociales ya no le sobrepasen y la bloqueen. Que sea una más en el cole.
Gracias Pati, eres tan sobresaliente que no podremos agradecértelo nunca lo suficiente.
Cuando hace un año recurrí a Patricia estaba al borde del colapso mental. Sola frente al cuidado de mi hijo de 7 años en una situación de desborde absoluto. Las conductas desafiantes de Juan, su negativa, sus constantes rabietas… Desde luego, aquella ira con tan solo 7 años no podía ser real. Tras muchos bailes entre psicólogos del colegio, terapias fallidas, idas y venidas, caímos en manos de Patricia. Casi desde la primera sesión Patricia supo ganarse a Juan, y poco a poco consulta tras consulta empecé a ver resultados. Con sus estrategias y sus pautas, hemos podido ir superando paso a paso las diferentes situaciones y dificultades que se nos iban presentando. No le podemos estar más agradecidos, tanto Juan como yo. Sin ella, todo lo que hoy hemos conseguido no lo vería posible.
Muchas gracias Pati
Pati es mi psicóloga desde hace unos años y no puedo estar más agradecida. Tengo muy claro que el punto en el que me encuentro ahora mismo es gracias a ella.
Con Pati he aprendido a no dejarme arrastrar por mis emociones y a gestionar mejor las situaciones sociales que tan incómoda me hacen sentir a veces. Me ha enseñado que no tiene ningún sentido preocuparse, lo importante que es elegir los valores hacia los que quiero caminar como persona y que yo no soy mis pensamientos aunque vengan de mi mente. He aprendido infinidad de cosas con ella y siempre tengo a mano la libreta en la que tengo apuntados todos sus consejos y pautas.
No creo que haya una psicóloga más cercana, entusiasta con su trabajo y que empatice tanto como ella. Gracias!
E.M
Cada vez que vengo a consulta, salgo renovado. Es como mi vitamina de la semana. Siempre digo que me vendría fenomenal "una Pati de bolsillo".
R.J.
Tengo 24 años y hace casi un año que empecé terapia con Pati. Entre las razones que me motivaron a ello era una frustrante ansiedad social que me acosaba día y noche, me quitaba el sueño y me dañaba sólo de pensarlo. Además, creía constantemente que los demás se burlaban de mí y no distinguía claramente algunas (o muchas) situaciones sociales.
Pasé por un psicólogo hace años y no fue para nada bien. Asistí a terapia con Pati con mínimas (o nulas) expectativas de que el asunto fuese a mejorar, pero oye, al menos tienes un hombro en el que apoyarte y que te consuele cuando ni tu familia entiende de qué va el asunto ¿no? Pero vaya, en cierto modo tenía la sensación de que la terapia con Pati era, por mi parte, un intento de persuadirla de lo injusto que es este mundo y de hacerla ver cuán desgraciado soy. Con mucha paciencia supo lidiar con mi cabezonería, y empecé a hacer caso de lo que me decía (auténtico milagro viniendo de mi). Los resultados no fueron para nada los esperados, empecé a darme cuenta de que, al final, era mi conducta la que estaba provocando el rechazo de los demás, empecé a abrir los ojos. Poco a poco hemos ido puliendo éstas y otras cosas hasta que mi vida cambió significativamente en el último año.
Probablemente no sea capaz de expresar correctamente lo que me cambió la vida, ni los aspectos más concretos que facilitaron el cambio, pero lo cierto es que funcionó, y estoy enormemente agradecido.
Cuando empecé a ver los efectos, vi que había futuro. Ya no iba a ser "el solitario" toda mi vida. Y eso, amigo, eso y mucho más que me ha pasado en el último año, no se paga. El valor que tiene se seguro que no se puede calcular. Lo que quieres, y lo que necesitas, es que funcione. Ya no permito que la ira de me haga circular a 150 por la autopista lleno de furia ni me haga beber para desinhibirme. Aún recuerdo cada día que volvía de clase sintiéndome un marginado, escuchando el “Sad Eyed Lady Of The Lowlands” de Dylan para sosegar mi ira y autocompadecerme.
Escribo esto para que el resto de personas sepan cuánto agradezco que haya sido mi terapeuta. Siento que me ha dado muchísimo.
Todavía me cuesta creer el gran cambio que he vivido. Todavía no lo he digerido, ni acabo de creérmelo. Quizá por ello, este testimonio no haga justicia a lo que realmente significó para mi la terapia que intento describir.
Un fuerte abrazo,
I.M
"El primer día ya te cautiva su dulzura determinada por una gran energía, y así van pasando las sesiones hasta que un día ya sabes quién eres y quién quieres ser,  ese día descubres que Patricia ha labrado cada día con dedicación y sabiduría, que ha dejado que florezcas y seas. Gracias"
Ahora estoy mucho mejor después de todo el trabajo contigo Pati; me siento mas capaz ante la vida, he aprendido a hacer las cosas, aunque sea con miedo y cuanto mas las repito menos miedo tengo y eso me hace sentir mucho mejor y menos limitado.
Pero no dudes que si atravieso algun bache al que no sea capaz de enfrentarme yo solo, me pondre en tus manos de nuevo para que me ayudes con ello.
Muchísimas gracias por todo
A.G.
Pati, quería agradecerte todo lo bueno que hiciste por mí. Fue extraño porque todo se catapultó a la vez y aunque fue muy duro, cada una de las cosas que iban mal dejaron de ser un problema. Estoy pasando un año increíble y pienso mucho en algunas cosas que hablamos. Conocer mis valores y actuar en consecuencia me ha dado una seguridad en mi misma que jamás esperé tener. Ahora veo el lado guay de la vida y antes me lo estaba perdiendo; puedo contar los días tristes con los dedos de una mano.
Un año más tarde me parece importante decirte lo buena psicóloga que eres y el buen trabajo que has hecho conmigo.
Mil gracias por todo.
B.O.